Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Usted está aquí: Portada / Arte y Pensamiento / Cinexcusas
Cinexcusas
Por Luis Tovar

Un surtidor de inteligencia

 

 

 

¿Por qué una historia? ¿Por qué no, simplemente, la verdad?

Doris Lessing, El cuaderno dorado.

 

No es improbable que una autora como Svetlana Aleksiévich haya encontrado en El cuaderno dorado, la obra maestra de Doris Lessing, tal vez no una justificación, pero sí un fuerte impulso para hacer de la suya una obra paradigmática de lo que se conoce como “literatura de no ficción”. La guerra no tiene rostro de mujer, libro cumbre de la ucraniana, es un extraordinario ejemplo de lo que puede hacerse cuando, a la hora de darle cuerpo a una pieza literaria, se decide apelar de manera exclusiva “simplemente a la verdad”. En el caso de la escritora inglesa, si bien las licencias poéticas –para definirlas con un apelativo de uso corriente– son evidentes, su materia temática y su peculiar punto de vista para abordarla, sobre todo en El libro dorado, la convirtieron en la mejor exponente de lo que suele denominarse “ficción del espacio interior”, que en más de un sentido es una muy afortunada prolongación/derivación del ejercicio literario joyceanamente entendido, y que consiste sobre todo en la exposición no estrictamente literaria, sino más bien literal, del pensamiento.

Tampoco es improbable, sino más bien altamente posible, que el cinerrealizador francés Oliver Assayas conozca la obra de ambas autoras, y que haya vertido lo esencial de ese conocimiento en la escritura del guión de Doubles Vies (Dobles vidas o, como también se le ha titulado, Non-Fiction, es decir “no ficción”), como se desprende con prístina obviedad al ver la película, pero como es evidente si también se conoce algo más del trabajo, no sólo fílmico sino también escritural, de este director, guionista, crítico de cine y ensayista nacido hace sesenta y cuatro años en París. Deudor confeso no sólo de Eric Rohmer –cuya cinta El árbol, el alcalde y la mediateca, de 1993, es el antecedente declarado de la assayasiana Doubles Vies–, sino del espíritu que anima, todavía hoy, a la mítica revista Cahiers du Cinéma, de la cual ha sido colaborador, este hijo de cineasta y guionista –su padre fue Jacques Rémy– de larga trayectoria y filmografía profusa, también es autor de los ensayos Crítica y cinefilia, La política de autor y Presencias: escritos sobre cine, entre otros títulos.

Esa doble condición de escritor y cineasta, claramente apreciable en su filmografía previa, alcanza grado de asunto capital en Doubles Vies/Non-Fiction, la cual, como se apuntó en este mismo espacio hace unos meses, consiste en “un complejo y bien estructurado ensayo en torno a la permanencia o decadencia no tanto del libro impreso, como indica la trama desarrollada entre un editor, un novelista y algunos adláteres, sino de conceptos y prácticas como cultura, reflexión, capacidad de diálogo, discusión de ideas… conjunto de hábitos intelectuales al que muchos pronosticaron –y aún lo hacen– una muerte súbita al arribo de internet y la ulterior entronización de la información en línea”. Lo dijo Carlos Bonfil con gran elocuencia: la de Assayas es “una comedia muy fina de corte rohmeriano [que] describe ese combate ideológico y apunta a un optimismo moral del modo en que el cine francés sabe y aficiona hacerlo desde los tiempos de la Nueva Ola, mediante la abundancia verbal y un delicado escrutinio de las emociones”.

Ganadora del León de Plata, es decir el Gran Premio del Jurado en el más reciente Festival de Venecia, en el que Juliette Binoche y Guillaume Canet fueron nominados a mejor actriz y mejor actor, respectivamente, Doubles Vies/Non-Fiction entrelaza de manera indisoluble y delicada los dos ámbitos en los que Assayas se desenvuelve: la Selena interpretada por Binoche es una actriz famosa pero insatisfecha con su carrera, y Alain es un editor cuya pasión no alcanza para apostarle menos al e-book y más al libro impreso. Más allá de los personajes y el tema en sí, visto de manera aislada, la película es un feliz recordatorio de que el cine sigue –o puede seguir- siendo un surtidor de inteligencia, no sólo de intrascendencia.

 

comentarios de blog provistos por Disqus